La Naturaleza y el Hombre trabajando juntos  
     

El Parque Nacional de Bussaco es un monumental jardín lleno de árboles exóticas traídas desde el extranjero por los navegantes portugueses, fuentes de agua fría y cristalina y miradouros hasta la línea del mar.

Los visitantes son invitados por el ambiente bucólico y de meditación creado por los monjes en el siglo XVII y que prevalece hasta hoy

El palacio que el último rey de Portugal decidió construir allí en 1888, es un homenaje a este ambiente y es ahora una de las perlas de la arquitectura de finales del siglo XIX

 

 
     
 

Fue, un parque cerrado hasta principios del siglo XIX, utilizado para la meditación por monjes de una orden religiosa española (Carmelitas) que han construido su monasterio y una colección de pequeñas capillas con un permiso especial de Felipe III de España (Felipe II de Portugal) .

 

 
En el comienzo del siglo XIX, Bussaco fue el escenario de una de las batallas más importantes de la Guerra Peninsular, con el duque de Wellington contra Massena y que marca el principio del fin de las invasiones de Napoleón. El 27 de septiembre de 2010, tendrá lugar la conmemoración de 200 años de la Batalla de Bussaco


 
     

 

Entre los rayos del sol y la niebla y bendecido por la agua y el clima, Bussaco es un lugar único, donde el aire, la paz y los sonidos de la naturaleza, llevarán los visitantes en una viaje de relajación a un modelo del siglo XVII del Jardín del Edén